Agua viva,  Vitalización

Las nuevas investigaciones sobre la naturaleza del agua

En el ámbito de la limpieza del agua, la calidad del agua potable se puede evaluar de dos formas muy diferentes. Por un lado, está la filtración de las sustancias sólidas y, por otro lado, la fuerza electromagnética, que está en constante movimiento.

Estos dos procesos de purificación trabajan en diferentes niveles. El primero, consiste en la conocida filtración mecánica de partículas, para la que puede utilizarse una gran variedad de membranas. Este proceso incluye todos los métodos que actúan de forma mecánica. También incluye sustancias capaces de fijar partículas tóxicas ya sea de forma química o electrolítica. En el segundo caso, se trabaja con las energías, los fotones y con partículas de luz sin masa todavía más pequeñas que transportan la esencia de toda la vida en forma de patrones de onda que contienen información.

La filtración por medio de membranas o productos químicos elimina del agua los componentes visibles, medibles o detectables. Esto es posible hoy en día gracias a las avanzadas tecnologías de membrana y es un método ampliamente conocido. Menos conocido es que la mayoría de las técnicas también utilizan carbón activo, que retiene incluso las toxinas más pequeñas, los productos químicos, los residuos de medicamentos, los gases y los olores mediante la adsorción, es decir, a través de su especial poder de succión. Pero son los diferentes métodos de limpieza de los poros del carbón activo los que determinan la eficacia de la potencia de succión a través de los poros expuestos del carbón activo. Muchos métodos de filtración conocidos, incluida la técnica de ósmosis, suelen utilizar también cartuchos de carbón activo.

Sin embargo, lo que no es tan conocido es que el agua también contiene un nivel de información en forma de patrones de frecuencias electromagnéticas que también tienen un importante efecto sobre nosotros y que pueden conducir al caos. Los contaminantes o perturbaciones son los que reducen la energía. Y es que, normalmente, el agua es conductora y portadora de energía. El tema que nos debe preocupar aquí son precisamente estas relaciones.

Vitalizer Plus vitaliza y alcaliniza el agua
Vitalizer Plus vitaliza y alcaliniza el agua

Partículas de luz sin masa conectadas forman estructuras que aseguran el transporte de la información mediante fuerzas electromagnéticas. Estas estructuras deben estar debidamente ordenadas para que la energía pueda fluir. Las estructuras de cadena corta cargadas de sustancias químicas y contaminación son incluso mucho más fáciles de disolver que las potentes formaciones de luz en el agua. Los patrones de información positiva poseen un enlace bastante firme y no son tan fáciles de eliminar. El poder radiante de estas partículas de luz es la medida de la energía vital que tiene el agua y que también transmite. La contaminación, los productos químicos y los residuos de medicamentos bloquean el brillo de la luz y le roban al agua su energía. Estas diferencias se ven con mucha claridad bajo un microscopio de campo oscuro. Sin embargo, la opinión pública generalizada sigue pensando que el agua se puede descomponer en su simple fórmula H2O. Pero esto por sí solo no explica la lista cada vez mayor de sus particularidades.

Incremento de energía observado tras bebe agua GIE

El agua no es una masa muerta, sino la sustancia más importante para toda la naturaleza. De hecho, es más que eso; ante todo, el agua es lo que hace posible la vida. A decir verdad, este es un conocimiento muy antiguo. Los curanderos de épocas pasadas a veces se embarcaban en viajes de varios días solo para mezclar el agua de dos ríos diferentes como remedio para tratar a las familias cuya salud se les había confiado.

Los remolinos en implosión ordenan la estructura molecular de un agua desestructurada

La vitalidad del agua fue redescubierta hace unos cien años por el silvicultor austriaco Viktor Schauberger y sus observaciones en la naturaleza. Fue capaz de reproducir el remolineado presente en toda la naturaleza con modelos prácticos. Un ejemplo de ello son las formaciones de piedra que colocaba en los ríos de zonas con peligro de sufrir inundaciones. En las hermosas y verdes llanuras aluviales de Austria, los aliviaderos se redujeron tanto prácticamente de la noche a la mañana que muchos de sus inventos se dieron a conocer fuera de las fronteras del país. Ya en aquella época, diseñó y construyó sus propias técnicas, con las que se podía hacer remolinear el agua incluso en pequeñas cantidades.

Incluso hoy en día, la formación de los ingenieros en Austria tiene en cuenta las especificaciones de Schauberger. Esto llevó a que reconocidos científicos de todo el mundo añadieran una nueva dimensión a la investigación del agua. Pero fueron las hermosas fotos de los cristales de agua del investigador japonés del agua Dr. Masaru Emoto en los años 90 del siglo pasado las que sensibilizaron al público en general sobre la energía vital del agua.

Pues bien, los que pueden permitírselo llevan unos años dinamizando su agua potable o bebiendo la vital agua artesana de la botella de cristal. Eso es positivo. Cada vez son más las investigaciones que demuestran que estas relaciones existen y han despertado el interés entre un sector más amplio de la población por la calidad del agua en sí misma, y no solo por su funcionalidad.

Durante mucho tiempo, la ciencia moderna también creyó que la función del agua consiste en la simple licuefacción y que, por lo demás, tiene exactamente la función que le damos en el ámbito de sus posibilidades. Pero parece que no es así. El agua es la fuerza elemental de la vida por excelencia. Según el doctor Bruce Lipton, biólogo especializado en células madre, simplemente no se hacían las preguntas adecuadas para comprender mejor el agua y sus beneficios para los seres humanos y la naturaleza.

Dr. Bruce Lipton

Las investigaciones del Dr. Bruce Lipton se basan en el hecho de que el impulso para la acción y para toda creación y cambio en la naturaleza son siempre señales externas, es decir, señales del entorno circundante, que, en forma de frecuencias electromagnéticas, son las que dan orientación a la manifestación material del agua y, por tanto, la animan (campos morfogenéticos, R. Sheldrake). Al principio no suena muy extraordinario. Pero esto cambia muy rápidamente si seguimos pensando en ello de forma continuada.

Los patrones de información positiva poseen un enlace bastante firme y no son tan fáciles de eliminar. La calidad del agua suele cambiar de forma gradual, es decir, muy lentamente, debido a la contaminación. Los productos químicos y la suciedad impiden la transmisión fiable de las señales luminosas de cadena larga. El agua reacciona a las señales electromagnéticas externas en forma de ondas que se mueven unas hacia otras, superponiéndose, entrelazándose y condensándose en patrones para formar paquetes de información cada vez más complejos.

Es importante entender que estamos ante un transporte de energía y no ante una transferencia de masa de agua, aunque lo parezca. Por lo tanto, si se trata de un transporte de energía, la energía debe ser un factor externo que influye en la estructura del agua. Porque la materia del agua no recorre todo el planeta a la velocidad de la luz, sino que es la transmisión de energía la que activa nuevas moléculas de agua con su información, que ahora se transmite.

Por cierto, «dar» es una cuestión muy importante en toda la naturaleza. El agua no recibe, sino que da. Pero la cosa cambia cuando hablamos del agua de ósmosis o del agua destilada. Estas aguas están tan vacías que incluso absorben las frecuencias del plástico del equipo de ósmosis o la información del cadmio de los coloridos envases de plástico que tanto les gustan a los niños.

El agua necesita la información como nosotros necesitamos el aire para respirar. De lo contrario, se convierte en algo agresivo y nos transfiere dicha agresión cuando saciamos nuestra sed. El equipamiento básico para el procesamiento de las frecuencias se lo ha dado la naturaleza al agua a través del equilibrio de los minerales. Esto puede variar, pero siempre están en equilibrio en función de su entorno.

Desde la perspectiva de la especialización del Dr. Bruce Lipton, rápidamente se hace evidente la gigantesca influencia que la información del agua ejerce sobre toda la naturaleza.

Las moléculas de agua se unen unas a otras de forma rápida o lenta precisamente por el equilibrio de los minerales, ya que son portadores de cargas tanto positivas como negativas. Las cadenas de energía que se forman de estas uniones son extremadamente rápidas en comparación con la baja movilidad de las masas de agua física visibles.

El agua es el medio de transporte de la energía, y esto es así en todos los líquidos de toda la naturaleza. En la savia de las plantas, asciende hasta la mismísima punta del árbol. En la sangre, cubre los déficits de energía. En la linfa, transporta los productos de desecho. Y en la vida de las abejas, el aporte de energía del alimento es lo que decide si una abeja obrera se convierte en abeja reina.

La calidad del agua influye en nosotros tanto como nosotros en el agua. Los impulsos recibidos determinan la calidad del agua y lo que esta puede hacer, o lo que ya no puede hacer debido a la contaminación. Los haces de energía del agua energética son tan variados y hermosos como los que podemos ver en forma sólida en los copos de nieve y los cristales de hielo. Si la calidad del agua es armoniosa, el agua tiene un efecto limpiador en todo nuestro organismo y aumenta el suministro de energía.

Pero la información nociva también está presente en forma de patrones en el agua. Disminuyen su velocidad y se observan bajo el microscopio de campo oscuro como residuos energéticos de cadena corta. Los contaminantes presentes en el agua crean estructuras degeneradas e incoherentes que, como es lógico, pueden tener un efecto negativo o incluso perjudicial. En lugar de obtener energía, se gasta mucha energía en la desintoxicación. Estas estructuras permanecen en el agua, aunque la materia que causó el caos hace tiempo que dejó de estar en ella. La diferencia es que la información positiva es más duradera.

El agua no tiene un núcleo o una memoria en su interior que ordene la energía que le llega y la transmita de forma coordinada. La compleja estructura de información viene determinada por completo por las influencias externas de las ondas electromagnéticas, que se combinan con las vibraciones presentes y se transmiten de la misma manera en que fueron creadas. Las estructuras se agrupan en función de la calidad de las señales que recibe el agua.

Según las investigaciones de Lipton, las señales y las vibraciones electromagnéticas no surgen de la nada. Para él, los átomos de la materia son como pequeños minisistemas solares. Después de todo, la materia no se detiene bruscamente con los átomos solo porque todavía no existan métodos capaces de observar las partículas más pequeñas y profundas de la materia. Las partículas se vuelven infinitamente más pequeñas hasta que solo son ondas electromagnéticas. Protones, neutrones, electrones, cuarks y fotones o quizás incluso algo mucho más pequeño, como las partículas de luz de las oscilaciones electromagnéticas. Todas estas partículas siguen perteneciendo al árbol que podemos ver, pero cuyo alcance no podemos ver.

Lipton parte de la base de que la materia que podemos ver con nuestros ojos es en realidad el desecho de concentraciones extremas de energía. Cuando entendemos este proceso, también comprendemos por qué la información del agua es tan importante, incluso esencial.

Ya que toda la vida se mantiene viva gracias a la energía.

El agua, por ejemplo, es el único alimento que no se puede reemplazar por otro. Pruebe a regar sus flores con zumo de naranja o a beber solo agua de mar durante varios días. La conclusión de estos pensamientos tan osados debería estimular un debate serio sobre la energía del agua.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.