Desinfección del agua – Parte I

1 - abril - 2013 by

Desinfección del agua – Parte I

¿Desinfectar el agua con dióxido de cloro?

Para la desinfección del agua existen procedimientos distintos tales como, métodos químicos, físicos, mecánicos y biológicos. El cloro, ozono, calor, la radiación UV, la ósmosis y la filtración son los métodos que se han impuesto para evitar, o eliminar los gérmenes y que se han estado utilizando en diversos campos desde hace muchos años. Que la mayoría de estos procedimientos también destruyen la necesaria dinámica y estructura del agua es grave, pero esto es otro tema sobre el que no incidiré en este momento. Entonces, ¿necesitamos un nuevo método para la desinfección del agua? ¿No existen ya suficientes venenos para el agua?

Por eso, en este punto quiero hablar sobre un método para la desinfección del agua recién redescubierto y que no es tóxico, por lo que casi se le podría considerar sobrenatural, ya que a veces el agua necesita ser desinfectada y sería bueno que esto se pudiera llevar a cabo de una forma no tóxica. Se trata del dióxido de cloro.

El dióxido de cloro es un producto no tóxico a base de dos componentes. Si se utiliza de forma adecuada se le clasifica como uno de los mejores métodos, e increíblemente efectivo, para la desinfección del agua. Es muy poderoso, y lo interesante es que es rápido, completo, tiene un efecto duradero en el tiempo y no deja residuos tóxicos. Quizás no sea tan sencillo en su aplicación, pero es divertido poder ver como nosotros mismos también podemos hacer algo sin necesidad de que enseguida nos entre el pánico. El tratamiento del agua con dióxido de cloro despierta gran interés también en el ámbito de pequeños jardines y en la agricultura, después de haber sido aplicado con increíble éxito en la medicina natural. Precisamente las aplicaciones inocuas en la naturaleza son las que, a mi entender, representan los experimentos más emocionantes.

No se debe confundir la utilización de dióxido de cloro para la desinfección del agua con la cloración habitual del agua. El dióxido de cloro (CIO2) es un compuesto de cloro y oxígeno en forma gaseosa que se disuelve completamente en el agua como una molécula y que no se transforma en ácido hipocloroso, el llamado cloro activo, como en el caso del gas de cloro. Tiene un efecto de desinfección mucho mayor en la misma concentración que el cloro normal. Captura patógenos, películas biológicas y la legionella, y los destruye de forma permanente sin separarse en formas de cloro tóxicas, debido a que el compuesto de cloruro de ácido se disuelve completamente en poco tiempo. El resultado es una desinfección duradera.

Dióxido de cloro - desinfeccion de 2 componentes

Dióxido de cloro – desinfeccion de 2 componentes

El dióxido de cloro actúa principalmente como un agente oxidante. En forma concentrada y mezclada el dióxido de cloro no es estable, por lo que no se puede almacenar durante mucho tiempo como una mezcla preparada para la desinfección. Esto hace su aplicación algo más compleja. Por lo tanto, sólo se puede utilizar sobre el terreno como un reactivo combinando clorito de sodio junto con un ácido apropiado. El procedimiento habitual es el proceso ácido-clorito, en el que se mezclan soluciones diluidas de clorito de sodio con un ácido (generalmente ácido clorhídrico) en una proporción determinada.

Para que esta reacción se pueda producir bajo condiciones controladas incluso existen un número de buenos aparatos que se pueden instalar en el sistema de agua del lugar requerido, lo que lógicamente aumenta el coste de aplicación. Este método ya se lleva aplicando desde 1947, aunque inicialmente mezclado a mano y de forma algo imprecisa. No obstante, este es un factor que no es tan problemático en el método ácido-clorito como lo es en el caso de otros métodos de desinfección de agua autorizados, enriquecidos con toxinas.

Un ámbito de aplicación importante del proceso de ácido-clorito siempre ha sido el de la tecnología de los alimentos para evitar crear una problemática adicional debido a métodos tóxicos. Con los años, ya no se dependen de las mezclas hechas a mano, ya que existen buenos y funcionales equipos de dosificación. En teoría ya no necesitaríamos vivir con el agua del grifo sobre-clorada. Un buen filtro para la vivienda y el método del dióxido de cloro, en caso necesario, funciona muy bien y no tiene toxinas. Sin embargo, la mezcla siempre deberá activarse cerca del lugar de aplicación. Estas nuevas formas de desinfección primero hacen necesario un cambio en la forma de pensar.

Dióxido de cloro desinfecta las plantas

Dióxido de cloro desinfecta las plantas

Aunque el método del ácido-clorito en sí mismo no es nuevo, sí lo es el nuevo ámbito de aplicación para la horticultura y agricultura. Ya se está utilizando con mucho éxito en el sistema de riego para evitar la propagación de los parásitos de hoja. También se conoce su aplicación para la preservación de las flores cortadas, hierbas y la siembra en macetas. El procedimiento ácido-clorito es efectivo desde una concentración muy baja, desde 1 a 3 ppm. Y todo esto sin destruir organismos vivos ni dejar residuos tóxicos.

Los primeros estudios sobre la utilización del método de dióxido de cloro contra los patógenos en las plantas se llevaron a cabo en Australia. Pruebas de laboratorio revelaron un efecto fiable contra las esporas de distintos tipos de hongos. Sin embargo, este método no funciona con parásitos multicelulares. En EE.UU. también se han realizado buenos ensayos contra el moho mediante la inmersión de los bulbos de las flores. Incluso compuestos de hierro y manganeso pueden reaccionar con el método ácido-clorito oxidando los metales pesados. De todas formas, como agente oxidante el proceso ácido-clorito reacciona con cualquier sustancia oxidable en el agua. En Alemania se han realizado prometedores experimentos con nitritos en el ámbito vegetal.

La mezcla de dióxido de cloro se descompone por exposición a la luz y a temperaturas elevadas en cloro y oxígeno. No es de esperar un enriquecimiento con cloruros (de la desintegración de la sal común) debido a la baja dosificación. El valor pH también se encuentra en una relación completamente normal. Estas son ventajas muy importantes en comparación con la cloración habitual. Este compuesto gaseoso ejerce su efecto bactericida y después se descompone o se evapora rápidamente. En el jardín el proceso de descomposición comienza desde el momento de la pulverización. No existe ninguna amenaza para los seres humanos ni para los animales con este método. Sólo se eliminan organismos unicelulares, evitando de esta forma la propagación a través del riego normal. La legionella, las biopelículas, así como la suciedad, simplemente se oxidan. Sustancias olorosas y sabores desagradables procedentes, por ejemplo, de algas u otros procesos de descomposición, simplemente son oxidados por el dióxido de cloro transformándose en sustancias inodoras e insípidas.

Solución de dióxido de cloro

Solución de dióxido de cloro

Dependiendo del tipo de aplicación, es decir, de forma manual o a través de maquinaria, se puede decir que la desinfección del agua por el proceso ácido-clorito es uno de los métodos más económicos en cuanto a producto se refiere (sin embargo, con la instalación de maquinaria este método puede encarecerse rápidamente).

En cualquier caso, el dióxido de cloro es una posibilidad muy interesante para la desinfección del agua. El método ácido-clorito incluso ha sido utilizado en seres humanos y animales como un asesino eficaz para las bacterias en caso de enfermedad. Por motivos económicos, este proceso seguramente no es un método para el suministro público de agua, ya que el proceso de descomposición no es adecuado para las largas distancias que debe recorrer. Probablemente las instalaciones apropiadas todavía son demasiado costosas.

Así que, si alguna vez tiene un problema de contaminación en su equipo de filtración, a pesar de disponer de buenos elementos filtrantes, o si debido a largos periodos de estancamiento dentro del filtro se hayan formado bacterias, o en la manguera de la ducha se ha formado una película biológica, o si alguna vez el agua huele mal, entonces siempre es bueno saber que existe este tipo de método de desinfección que es eficaz y no es tóxico.

 por Marion Kuprat

Subscríbete a Nuestra Lista
Obtenga información sobre el agua.

Subscríbete hoy para obtener información de gran calidad sobre el agua, sus propiedades y como obtener un agua saludable para el consumo.

Related Posts

Tags

Share This

0 Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. Descubra cómo limpiar y purificar el agua de casa | Marion Kuprat - […] de cobre y un 50% de granulado de zinc y no de sustancias químicas que permanecen en el agua.…
  2. Filtros de agua de jarra - Marion Kuprat | Marion Kuprat - [...] otros filtros en bloque. Para evitar la contaminación microbiana se utiliza la plata coloidal o el dióxido de cloro,…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *