Filtración con el ejemplo del flúor

10 - enero - 2014 by

Filtración con el ejemplo del flúor

Filtración con el ejemplo del flúor

 Los filtros de carbón activo son sistemas económicos y útiles para el tratamiento del agua. Sin embargo, el usuario debería informarse detalladamente sobre los sistemas disponibles en el mercado. Por un lado, los filtros de carbón activo son capaces de eliminar sustancias orgánicas (algas, hongos), productos químicos concentrados (cloro, trihalometanos, fluoruros), así como también contaminantes orgánicos microscópicos como los pesticidas. Por otro lado, esto definitivamente dependerá de la calidad del filtro de carbón activo. El carbón activo puro a base de fibra de coco es una sustancia muy pura que naturalmente tiene su precio. Cuando los filtros de carbón activo se ofrecen a precios muy económicos, esto solo es posible si se trata de una mezcla de carbón activo de origen desconocido. Por lo general, en los métodos de procesamiento convencionales de los filtros de bloque se utiliza una tercera parte de adhesivos y materiales de relleno. Esto no tiene por qué ser necesariamente dañino, pero la capacidad filtrante es bastante más reducida e irregular comparado con los bloques de carbón activo horneados a base de carbón activo puro. La única ventaja de estos cartuchos baratos es que son más resistentes a golpes y más rentables.

 No existen muchas empresas que fabriquen filtros moldeados en forma de bloque y posteriormente horneados a base de carbón activo puro. Los filtros de bloque de carbón activo producidos de esta manera son tan densos y receptivos a las sustancias no deseadas que se obstruyen fácilmente. Es por esto que los cartuchos de bloque de carbón activo de calidad deben ser instalados en combinación con un buen prefiltro para evitar que los cartuchos de bloque de carbón relativamente caros se taponen rápidamente con sustancias gruesas como barro y arena que se acumula durante los meses. En función del tipo de instalación también es posible que debido a la obstrucción de los finos poros en el filtro de bloque se acumule demasiada presión lo que en algunos casos podría provocar incluso la rotura de la carcasa del filtro. Esto también podría suceder ocasionalmente después de algunos años de funcionamiento de la carcasa filtrante con agua muy cargada de productos químicos lo que provoca un aumento de la porosidad de la carcasa. Por lo tanto, un prefiltro es una filtración extra que merece la pena en todos los sentidos.

 FLÚOR

 Para filtrar el flúor del agua es necesario un buen filtro de bloque de carbón junto con un prefiltro. También en el ámbito de los prefiltros hay grandes diferencias. La sustancia KDF en el prefiltro es capaz de convertir la mayoría de las sustancias nocivas por medio de un proceso electroquímico en sustancias inofensivas gracias a su tecnología filtrante. Los sistemas filtrantes KDF no precisan electricidad, no desperdician agua, y también pueden ser utilizados para filtrar agua caliente. En combinación con un granulado de carbón activo de calidad se convierten en potentes filtros para posteriores bloques de carbón para la filtración del flúor. Pero también son muy buenos filtros que se pueden utilizar para el agua de toda la casa. Filtran o reducen en gran medida muchas de las toxinas.

Los filtros de bloque de carbón activo puro y microfino también son capaces de filtrar el flúor del agua. Y aunque en algunos casos esta filtración no sea completa del todo, sí lo es un su mayor parte.

Sin embargo, mediante la vitalización del agua si es posible alterar la estructura de los contaminantes y de los residuos insolubles de los toxicos del agua hasta unos niveles que no serían posibles con la filtración por sí misma, sin ocasionar otros nuevos problemas para el agua. Es la estructura molecular que todavía transmite efectos de las cosas con que estaba en contacto el agua. La vitalización del agua que consigue realizar esto en profundidad es simplemente un adecuado y completo arremolieamiento del agua. Esto es aplicable a todos los residuos difíciles de filtrar del agua.

El flúor es una de estas sustancias difíciles. Los fluoruros son compuestos químicos que se ingieren todos los días de forma más o menos voluntaria: en pastas de dientes, sal fluorada, productos elaborados y en agua embotellada. Pero el flúor también se añade al agua del grifo. El motivo no está del todo claro, sobre todo teniendo en cuenta que ha sido demostrado que el flúor es un veneno muy peligroso que se acumula en el cuerpo.

A esto hay que añadir que los gases residuales industriales ricos en fluoruros artificiales y los fertilizantes que contienen fluoruros aumentan la exposición cada vez mayor de plantas, alimentos, y en última instancia también de los seres humanos a los fluoruros. Dado que es casi imposible evitar la exposición a los fluoruros, son muy importantes los buenos filtros de agua, así como el conocimiento sobre sustancias desintoxicantes eficaces para volver a eliminar del cuerpo los fluoruros absorbidos de forma involuntaria.

 Pero, ¿por qué deberíamos hacer eso? Para decirlo claramente: Porque el flúor es un fuerte veneno tolerado que conduce a problemas de salud. En contraste con su utilidad, está demostrado que el flúor reduce cada vez más nuestro poder de voluntad y el proceso de desarrollo de nuestro potencial espiritual.

Todavía existen millones de personas que creen que el flúor endurece los dientes y protege contra la caries. La mayoría de las personas también creen que la ciencia moderna lo sabe todo sobre este tipo de “remedios” y de que informaría correctamente a la población en el caso de que no fuera así.

Sin embargo, lo que muchos de entre nosotros no saben es que el milagroso flúor es un peligroso veneno sin utilidad alguna, cuya toxicidad se encuentra por encima de la del plomo y que el fluoruro de sodio que se encuentra en nuestra pasta de dientes, también se puede encontrar en los venenos para ratas o insecticidas. En cambio, la evidencia definitiva de que el flúor es un preventivo eficaz contra la caries aún hoy todavía no ha podido ser encontrado, aunque lo parezca.

El flúor es un veneno furtivo de acción lenta. Por desgracia, muchas personas no tienen otra opción que ingerir sustancias enriquecidas con flúor a través de la alimentación (agua del grifo, agua embotellada, alimentos elaborados). Cuando una información tan importante como la del verdadero carácter del flúor es suprimida, generalmente están en juego grandes cantidades de dinero y poder. No obstante, de hecho sí existen fuentes fiables de información y literatura bastante bien documentada sobre la inutilidad del flúor en el agua y en los alimentos.

Sin embargo, lo más importante para nosotros como consumidores es que no nos quedemos indefensos expuestos a las múltiples fuentes de flúor, sino que decidamos ser activos. Podemos llevar a cabo regulares curas de desintoxicación e instalar filtros y métodos de vitalización eficaces, así como reforzar cualquier tipo de desintoxicación mediante la ingesta y toma de baños de agua vitalizada, de forma que las toxinas no puedan acumularse en nuestro cuerpo ni hacernos daño.

 

Related Posts

Share This

1 Comment

  1. Lucho

    Hola.
    Muy interesante el artículo. Me intrigó lo que han dicho sobre el flúor en el agua embotellada. Soy de Uruguay y aquí el agua del suministro público está cargada de cloro y floruros, pero no estoy seguro si el agua que se comercializa embotellada estaría contaminada con flúor. ¿Cómo hacer para averiguarlo?
    Gracias
    Muy buena la página

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *