Una experiencia alucinante

9 - diciembre - 2015 by

Una experiencia alucinante

La feria BioCultura en Madrid se ha dado a conocer a lo largo de los años en toda España convirtiéndose en un popular punto de encuentro. Cada año disfruto del intercambio con personas de ideas afines, con otros expositores o con nuestros clientes de hace muchos años, así como de interesantes conversaciones sobre los muchos y diversos temas sobre el agua.

Lamentablemente, sobre el tema del agua parece desarrollarse una preocupante tendencia: la carga de nuestra agua potable con sustancias contaminantes aumenta con creciente velocidad. Prácticamente ya no existe el agua realmente pura, ni si quiera en la naturaleza, ya que a día de hoy ya son centenares las toxinas que sobrecargan nuestra agua y cada día se añaden nuevas. Estos contaminantes pueden provocar problemas de salud cuyos efectos negativos no se perciben hasta muchos años después de la ingesta del agua por lo que ya no se asocia el agua como desencadenante.

Al igual que en otras ocasiones, este año hemos vuelto a ofrecer agua de nuestro filtro ACALA como degustación en nuestro stand en la feria BioCultura en Madrid. En el filtro ACALA el agua recorre diversas etapas, comenzando con un filtro de membrana especialmente fino que es una cúpula cerámica tan blanca como la nieve. En total el agua fluye por gravedad a través de 11 medios filtrantes diferentes. De esta forma, los contaminantes se filtran del agua sin presión, mientras que los minerales, imprescindibles para una excelente calidad y un buen sabor, permanecen en el agua. El agua del filtro ACALA posiblemente sea el mejor agua filtrada que exista. Además, este agua también es vitalizada. Cada año, durante los días que dura la feria, llenamos un filtro ACALA con el agua del grifo que fluye por los conductos procedentes de la central de abastecimiento de agua de Madrid. Este año, sin embargo, hemos hecho una constatación que nos ha dejado a todos sin palabras.

Si observa la foto que se muestra a continuación, una de las dos membranas en forma de cúpula lleva casi 2 años en uso y se llena diariamente repetidas veces con agua prefiltrada procedente de los conductos domésticos y se limpia ligeramente cada 3 a 4 meses. La segunda cúpula es completamente nueva y se ha utilizado en la feria BioCultura de este año en Madrid. Durante 4 días el filtro se llenó alrededor 10 a 12 veces. ¡Ahora adivine cuál de las dos membranas tiene 4 días de uso y cuál de ellas se ha utilizado durante casi 2 años!

Comparación cupulas

La cúpula de la izquierda tiene unos dos años de uso y la de la derecha apenas cuatro días en Madrid

 

Ha acertado. La cúpula más oscura es la que estuvo en nuestro stand en Madrid. Si esto no fuera suficiente, una clienta que conversó con nosotros durante la feria nos envió la siguiente foto en la que se puede observar la cúpula de su filtro que apenas había sido puesto en funcionamiento hacía 2 meses.

Cupula del Acala QUELL tras dos meses de uso en Madrid. Cortesía de una clienta

Cupula del Acala QUELL tras dos meses de uso en Madrid. Cortesía de una clienta

¿Qué es lo que nos dice todo esto? Al menos me dice dos cosas…

En primer lugar, que la calidad del agua del grifo de Madrid te puede dejar sin palabras. Cuando el cuarto día de la feria desmontamos todo para embalarlo, descubrimos que la membrana incluso estaba ligeramente jabonosa. La clienta que nos hizo llegar la segunda foto también nos había hablado sobre esta película jabonosa sobre la cúpula.

En segundo lugar, esto evidencia claramente que el prefiltrado del agua de la casa, es decir, un filtrado previo antes de la filtración fina en la cocina, muestra una marcada diferencia. Las experiencias de nuestros clientes nos confirman una y otra vez que la vida útil del cartucho de la filtración fina se duplica cuando toda el agua de la vivienda ya sale prefiltrada de las tuberías.

Un agua sucia y cargada de sustancias contaminantes puede provocar una serie de enfermedades. Si nuestros fluidos corporales se contaminan de esta manera, las toxinas pasan a través de todo nuestro cuerpo. Sin importar si esta agua es ingerida directamente o si entra en nuestro cuerpo a través de la piel o la respiración durante la ducha. La difusión de estas sustancias contaminantes a día de hoy es bastante importante.

Así, por ejemplo, el plomo contenido en el agua potable o en el agua de la ducha que se desprende de viejas tuberías o griferías puede generar problemas en el desarrollo mental de los niños. Los nitratos que procedentes de los fertilizantes y de las aguas residuales pueden reducir la cantidad de oxígeno en la sangre de los bebés. Los pesticidas y los productos químicos inorgánicos incrementan el riesgo de desarrollar cáncer u otro tipo de enfermedades.

Por supuesto que tampoco las bacterias y los virus son buenos en el agua potable. Estos pueden causar enfermedades gastrointestinales, diarrea, calambres y vómitos. En muchos casos estos síntomas se confunden con la gripe o el resfriado, sin embargo, hace ya tiempo que los científicos sospechan que en muchos de estos casos la causa se puede encontrar en un agua contaminada. De ahí que en España el agua del grifo casi siempre está clorada. Generalmente, el aumento de la dosificación de cloro es un medio seguro para la eliminación de la mayoría de las bacterias, no obstante, el propio cloro a su vez es perjudicial para la salud.

El resultado de la ingesta prolongada durante años del cloro contenido en el agua del grifo es que el cuerpo absorbe trihalometanos (p. ej., cloroformo), un subproducto que se forma debido a la cloración. Ha sido demostrado que los trihalometanos aumentan la posibilidad de desarrollar ciertos tipos de cáncer. Además, el cloro provoca el endurecimiento de las arterias, la irritación de la piel, la destrucción de proteínas en el cuerpo y la aceleración del asma, alergias y otras enfermedades respiratorias. Mi propia interpretación es que incluso endurece nuestro pensamiento. Durante una ducha nuestra piel puede absorber hasta ocho veces más cloro que si ingiriésemos esa misma cantidad de agua clorada.

No obstante, la calidad de nuestra agua no solo se ve perjudicada debido a las posibles bacterias y el cloro, sino también por las muchas y diversas sustancias contaminantes, tanto las conocidas como las completamente desconocidas, y sus interacciones que a día de hoy aún no han sido estudiadas.

A más tardar desde esta reciente experiencia en Madrid, para mí el filtro de agua ya debe formar parte del equipamiento básico de la vivienda de la misma manera que lo hace el cubo de la basura, e incluso ya estoy planteándome seriamente llevarme el filtro de ducha al hotel la próxima vez.

Marion Kuprat

Subscríbete a Nuestra Lista
Obtenga información sobre el agua.

Subscríbete hoy para obtener información de gran calidad sobre el agua, sus propiedades y como obtener un agua saludable para el consumo.

Related Posts

Tags

Share This

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *