Acerca de mi

Acerca de mi
Mi nombre es Marion Kuprat y nací en la ciudad hanseática de Lübeck, en el mar báltico de Alemania. Crecí en un entorno protegido junto a mis padres.

Debido a la profesión de mi padre, nuestra familia vivió en diferentes ciudades por toda Alemania. Esto significaba para mis dos hermanas y para mi, estar en muchas escuelas distintas y conocer diferentes culturas. Gracias a la iniciativa de mis padres, mas tarde estudié la profesión de secretariado europeo enfocado al periodismo.

A medida que progresaba en mi carrera en política, me di cuenta rápidamente que realmente no era mi verdadera vocación.
Circunstancias favorables me trajeron a Tenerife, Islas Canarias, donde pude crear mi propia familia. Mas tarde los golpes del destino me obligaron a estudiar intensivamente la homeopatía, la homeopatía Sanum de Enderlein con su diagnóstico de campo oscuro, y otras terapias naturales. La formación en mis estudios me brinda la oportunidad de dedicarme a estos temas de forma intensiva, crítica y estructurada.Lo que me fascina es la salud, no la enfermedad. Es de esta forma que llegué al tema del agua en el año 1998.
La búsqueda de la calidad del agua me ha llevado a reunir buenas técnicas de agua que, junto a un pequeño equipo de personas, ofrecemos como solución a los problemas del agua potable para cada hogar – de los mas pequeños hasta muy complejos en la página web www.agua-viva.info.

 

Los comienzos de mi búsqueda de la fuerza vital del agua

 

Cuando en el año 1999 se me pidió que estudiara el efecto que tiene la fuerza de la vida sobre el agua, en un principio me sorprendió. Hasta ese momento nunca había contemplado el agua desde ese punto de vista. Cuanto más debatíamos ese día sobre la fuerza vital del agua, más afectada me sentí al final de la conversación. Me desconcertaba, que no hubiera tenido mucho antes la idea tan obvia, de que es el agua el que le da la energía a las cosas, y con ella la vida. Pero esto solo lo puede hacer si el agua misma posee energía y vida.

Desde hace años me ocupo de muchos temas relacionados con la salud, pero no fue hasta aquel día que descubrí de golpe, las increíbles proporciones que se pueden esconder tras la fuerza vital del agua. Las cosas más habituales adquirían una nueva importancia: el efecto de los alimentos, remedios curativos o incluso de los medicamentos puede ser óptimo si, además, el agua posee fuerza vital.
Incluso, comencé a mirar la literatura sobre el agua con otros ojos. Es como si este encuentro, de repente, me hubiera abierto una puerta que antes no era capaz de ver. Desde la primera noche comencé a leer los libros que me llevé, y no paré de leer durante todo el fin de semana. En los siguientes años  le siguieron muchos viajes, cursos y visitas a conocidos investigadores sobre esta materia. Comenzó una especie de fiebre por descubrir y un viaje personal de conocimiento que perdura hasta el día de hoy.

F.A. Popp en su laboratorio, Marion Kuprat a la derecha

En la isla de Tenerife, allí donde comenzó mi vivencia con el agua, no existen manantiales de agua pura. Toda el agua que se extrae de las galerías subterráneas de las montañas, es de una u otra manera agua acumulada. Últimamente también existe agua de mar desalinizada. Debido al clima moderado que perdura durante todo el año, en las Islas Canarias los cultivos de la producción agrícola se cosechan varias veces al año. Por lo tanto, debido al clima, no existe un diezmado natural de las plagas. Esto da como resultado la utilización masiva de abonos y de productos químicos para la lucha contra las plagas. Por medio de la filtración y gracias al agua de la lluvia, estas sustancias pasan de los campos hacia las galerías de agua, y de allí hacia el agua potable. Incluso el agua embotellada allí es espantosa.

Pero hoy en día, existen problemas de todo tipo con el agua potable casi en cualquier lugar. Esto naturalmente es lamentable. Pero desgraciadamente uno se acostumbra a escuchar constantemente tantas cosas que no son correctas. Durante los siguientes meses en Tenerife comencé a ser cada vez más consciente de todo lo que viene ligado al agua. El libro “Agua Viva”, la bibliografía del investigador sobre el agua Viktor Schauberger y que murió en 1958, se convirtió en mi biblia personal. (Publicado en castellano por la editorial EcoHabitar en 2009). Este investigador incansable, fabricó ya en el año 1935 el primer ‘generador de agua de manantial’ con la firme convicción de que “las personas del futuro” necesitarían este tipo de técnica.

Estas interesantes investigaciones privadas no permanecieron ocultas a las universidades. En 1963, el catedrático coreano Dr. Muh Shik Jhon de la universidad de Utah, escuchó hablar sobre Viktor Schauberger, así como, sobre otras interesantes investigaciones realizadas por otras personas, como por ejemplo, el estudio de los cristales de nieve de Wilson A. Bentley, la investigación de René Quinton en la que partiendo de remolinos de agua de mar se obtiene un agua que posee muchos efectos curativos, o la investigación de un amigo de Dr. Jhon, el bioquímico americano Dr. Lee Lorenzen, que consiguió curar a su mujer mediante micro racimos de agua.
Por primera vez comenzó un estudio universitario oficial con el objeto de investigar los fenómenos desconocidos del agua que duraría más de 40 años. El Dr. Muh Shik Jhon realizó más de 250 publicaciones científicas sobre el agua. En el año 2004, al final de su vida, publicó un libro de divulgación ciencia popular sobre el agua, en el que se documentaban sus pruebas en un resumen fácil de comprender para todos: El puzle del agua y la clave hexagonal, traducido en 2008 por la Editorial EcoHabitar.

03__13.01.10. ViktorSchauberger

Viktor Schauberger

En los años 80 se organizaron en Universidades de todo el mundo conferencias para el Dr. Muh Shik Jhon y así fue que él conoció en Japón al Dr. Maseru Emoto, que también se entusiasmó por la temática del agua y comenzó su investigación privada desde otra perspectiva; animado por la idea, hacer visible estos fenómenos.  Sus investigaciones durante años, y luego sus libros y sus viajes, hicieron posible que se le pudiera poner cara mundialmente a la visibilidad de la vitalidad del agua.

El primer equipo vitalizador que se fabricó en una producción en serie, no existió hasta los años 80 gracias a Johann Grander de Austria. Los éxitos obtenidos con el agua vitalizada se difundieron y, de repente, otras universidades, ingenieros y físicos descubrieron, contra toda oposición, el lado biofísico del agua.

09__13.01.10. Dr.Flanagan_PeterGross_JörgSchauberger-Nieto de V.Schaub

Dr.Flanagan, Peter Gross y Jörg Schauberger, nieto de Viktor Schauberger

El ingeniero y investigador Peter Gross, en aquel entonces tenía una afición que le obligaba a contactar con investigadores y desarrolladores de muchos países, la ‘energía libre’. Con este trasfondo, Peter Gross conoció a principios de los años 90 a la familia Grander y quedó impresionado por las fuerzas biofísicas del agua.
Desde ese momento Peter Gross se concentró completamente en el estudio y las pruebas en el ámbito de la vitalización del agua. Quería construir un aparato que vitalizara el agua, y que reuniera todos los posibles elementos de la naturaleza. Realizaba reuniones regulares con sus amigos físicos del círculo de la ‘energía libre’. Y finalmente, después de muchos años, en 1996 presentó por primera vez su revolucionaria técnica del agua. Nació el activador de agua-GIE.

Todo aquel que se informe sobre las distintas técnicas para la vitalización del agua existentes en el mercado, se topará rápidamente con el equipo-GIE. ¿Por qué? Porque dentro de la gama de equipos de montaje y flujo a través, es uno de los equipos más complejos. Si agrupamos los diferentes efectos según su función, se pueden distinguir principalmente tres tipos generales de efectos:
Estos tres tipos generales son: información, incorporación de energías naturales, y muy importante, el movimiento del agua, los remolinos en implosión.

El interés que sentí por esta nueva dimensión de tratar el agua era tan grande, que constantemente me mantenía en contacto con investigadores y físicos. Sin embargo, al principio aprendí que no es tan fácil cambiar de forma de pensar. En algunas instalaciones de activadores de agua en piscinas, de repente, las pastillas de cloro comenzaban a disolverse a gran velocidad, lo que antes no hacían. ¿Esto qué era? Si en realidad, lo que debería haber pasado es que se necesitara mucho menos cloro, si es que se necesitara alguno. En otro caso, comenzaron a aparecer manchas de cal sobre las oscuras láminas del jardín de roca lavada. Al cabo de unas semanas cesaron las apariciones. El agua activada no solo proporcionaba alegrías, sino también estrés. Estoy familiarizada con la homeopatía y con diversos métodos de la naturopatía. Pero, ¿qué tiene que ver todo esto con el agua, si de repente algunas deficiencias se pueden solucionar simplemente mediante el uso del agua correcta?

Pero el entusiasmo también fue grande. Agua blanda en las piscinas, bajo la ducha, una mejor sensación sobre la piel, pelo brillante y el placer de una bebida refrescante hasta entonces totalmente menospreciada: agua sabrosa y refrescante directamente del grifo.

Para mí, la experiencia definitiva vino de una maceta que tenía en un jardín asilvestrado en Tenerife. En aquel entonces, la planta se regaba inadvertidamente con agua-GIE. Nunca hubiera prestado atención a aquella planta, si no hubiera sido por un canal de televisión local que manifestó su intención de informar sobre el agua nueva, que estaba en búsqueda de un objeto como ejemplo.

En ese momento, ya decidí incluir la vitalización del agua en el programa y por ese motivo realicé visitas a muchos hogares que tenían instalado activadores de agua, solicitando su participación en el inminente debate televisivo.
Fue en este momento cuando me percaté de aquella planta que crecía, apartada de las demás, en un rincón de su entorno rústico, y que había duplicado claramente, y sin lugar a dudas, el tamaño de sus hojas! El sistema de regadío se había encargado de regarla regularmente sin que nadie se percatara de ello.

Apenas lo podía creer, pero allí se encontraba esa vieja e inadvertida planta, que de repente presentaba unas hojas sorprendentemente más grandes. Esta imagen fue realmente el comienzo de la certeza de que me encontraba en el camino correcto.

Peter Gross entrevistado por TV Tenerife

Peter Gross entrevistado por TV Tenerife

Había estado revisando diversa literatura durante meses y prácticamente me había aprendido casi de memoria las ideas de Schauberger cuando, de un instante al siguiente, comprendí cosas de las que antes ni siquiera había sido consciente. Entonces, con un sentimiento de enorme satisfacción interior, llevé aquella pesada maceta al estudio de televisión.
“El agua que se mueve en remolinos centripetales extrae el freno tóxico de los sistemas biológicos, que nos hemos infligido durante años ingiriendo agua muerta y tratada químicamente”, fue lo que dijo el Sr. Gross en aquel programa de televisión.
Aún hoy me preguntan a menudo, qué es lo que me hace estar tan segura en este campo, en el que no existen hechos tradicionalmente demostrables. Entonces reflexiono por un momento y me pregunto: ¿puedo realmente decir que fue la vista de aquel pequeño arbolito?

Masaru Emoto

Masaru Emoto

1999 fue el año en el que el Dr. Masaru Emoto mostró por primera vez en Europa, Zurich/Suiza, sus fotos sobre los cristales del agua y cuando presentó su primer libro “The Messages from Water”. Se presentó un método con el que se hacía cada vez más comprensible, que el agua reacciona ante influencias externas y que puede, a su vez, tener influencia sobre el desarrollo de procesos biológicos. También es gracias al Dr. Masaru Emoto, que el conocimiento del tratamiento biofísico haya tenido una gran aceptación, y eso, a pesar de la oposición existente. Naturalmente, también influyó el reconocimiento intuitivo de los consumidores, de que un elemento menospreciado hasta el momento, contribuye de forma decisiva en la calidad del agua.

Tampoco es tan fácil como pudiera parecer vitalizar el agua. Son necesarios procedimientos realmente complicados. El proceso de limpieza en la naturaleza implica un ciclo natural que entre otros, precisa que el agua entre en contacto con el interior de la tierra para impregnarse de la vibración propicia para la vida, para luego emanar de nuevo por los manantiales.
Por ejemplo, físicos japoneses descubrieron hace tiempo, que existe una especie de agua original (probablemente procedente de los anillos de Saturno), que flota libremente en el cosmos en forma de estructuras de hielo y que al alcanzar nuestra biosfera se derriten en ella. Esta agua también tiene una estructura tóxica para nosotros, mientras no se introduzca en el patrón de frecuencia especial de nuestra tierra y adopte su vibración.

07__13.01.10. LoveThanks_Nº_ihm071228696

Cristal de agua – Amor

Por lo tanto, no podemos aceptar realmente, que solo es necesario filtrar el agua para obtener un agua inmejorable. Obviamente, no es tan fácil, y teniendo en cuenta el conocimiento alcanzado por la ciencia en sus distintos niveles, sería bastante ingenuo si aún pensáramos de esta manera. Existe aparente contaminación que no necesariamente tiene que ser problemática. Y por otro lado, existe contaminación peligrosa que no es visible. Un ejemplo serían las influencias hormonales insignificantes. El hecho significativo sigue siendo, que existe contaminación realmente dañina y tóxica que no necesariamente se ve a simple vista.

La naturaleza se mueve en forma de remolinos; desde el átomo hasta el sistema de la vía láctea. Las estructuras de agua enviadas a presión a través de las tuberías, así como las frecuencias contaminantes, paralizan la dinámica de movimiento natural en forma de remolino. El mecanismo más  importante para vitalizar el agua es efectivamente el remolino gracias a la fuerza de la succión. Solo entonces es capaz de mantener una microcirculación  durante mucho tiempo.

El investigador alemán Jakob Mayer es un experto del agua  y conoce bien las técnicas y sus principios que actúan en el agua . Desde hace muchos años realiza conferencias, tanto dentro como fuera de Alemania, sobre la estructura vital del agua y sobre agua luminosa y la influencia de aparatos técnicos en la calidad del agua. Debido a que desde hace unos meses el Sr. Peter Gross ya no participa en la fabricación de los equipos GIE, ahora Jakob Mayer ha presentado por primera vez públicamente una técnica más avanzada.

Jakob Mayer

Jakob Mayer

Cristales preciosos como la amatista, cristales de roca, Aion A y el circón, aportan energías lumínicas al interior del equipo gracias a su estructura cristalina que llega al centro de esta técnica, debido a otros factores más de su construcción. Este nuevo activador ya pertenece a la nueva segunda generación de la técnica-GIE que se llama Alpha&Omega.

El Sr. Peter Gross se ha retirado de la fabricación en si, pero su obra ha permanecido.
La compleja construcción con atención a la importancia de remolinos correctamente aplicados, del vacío y el roce de iones,  desarrollada por él y reconocida por la competencia es, al fin y al cabo, la que se sigue utilizando hoy  como base para la investigación sobre este tipo de  tecnologías eficaces.

Suplemento legal:

Para cumplir con los requisitos legales, menciono en este punto la siguiente nota, que se aplica a todos mis textos:
La revitalización del agua es científicamente controvertida y todavía no está ampliamente aceptada por la ciencia convencional, a pesar del hecho de que a día de hoy un gran círculo de físicos, biofísicos y químicos entusiastas están investigando este tema obteniendo resultados asombrosos. Lo mismo sucede con los métodos de análisis biofísicos que, debido a su distinta naturaleza tampoco han encontrado todavía la aceptación científica (por ejemplo: los análisis de campo oscuro que examinan la vitalidad, mientras los análisis químicos miden la composición de sustancias medibles). Hoy en día sabemos que estos métodos de medición no se excluyen sino que se complementan.