Descalcificación,  General

El agua con cal, ¿es perjudicial para nuestra salud?

 

¿Es el agua con cal perjudicial para nuestra salud?

 

¿El agua con cal es saludable o es perjudicial para nuestra salud? Cada vez son más las personas que se hacen esta pregunta. Debido a la innumerable cantidad de toxinas ambientales ha aumentado la tendencia de beber agua del grifo bien filtrada en lugar del agua embotellada en botellas de plástico. Y tiene sentido hacerlo. No obstante, sigue existiendo la duda de hasta qué punto la cal del agua es perjudicial para nuestro cuerpo.
En este artículo, examinaré en profundidad la cuestión de si el agua con cal es poco saludable o si incluso podría ser perjudicial para el organismo humano.

 

[box type=”info”] El agua con cal definitivamente no es perjudicial para los seres humanos, ni tampoco para los animales. A día de hoy, los expertos están totalmente de acuerdo con esta cuestión. La calcificación del cuerpo no tiene ninguna relación con la ingesta de cal a través del agua. Lógicamente, será necesario explicar esto con algo más de detalle.[/box]

 

Los alimentos se distribuyen y eliminan a través de nuestro sistema digestivo. El único efecto que podrían tener la cal y el magnesio contenidos en un agua potable rica en energía, es aumentar la alcalinidad de nuestro cuerpo. De hecho, el agua con cal incluso podría servir como un suplemento nutricional y una fuente de energía deseables. Por consiguiente, el agua dura no es perjudicial para nuestra salud.
Un concepto erróneo ampliamente difundido es que el agua potable con cal favorece la calcificación de las arterias. Para poder comprender mejor por qué esto es así, a continuación presentaré un breve resumen acerca de los minerales naturales del cuerpo: el calcio y el magnesio.

 
El metabolismo del calcio y del magnesio en el cuerpo humano

Calcio y magnesio 2El calcio y el magnesio del propio cuerpo son dos sales minerales antagonistas que,
sin embargo, deben cooperar adecuadamente en nuestro cuerpo. Aproximadamente la mitad del magnesio corporal se encuentra en los huesos, el resto está distribuido por todo el organismo. En cambio, casi el 99  % del calcio corporal corporal total se encuentra en los huesos y, por lo tanto, hay muy poco calcio en el resto del organismo. Por  ejemplo, los calambres musculares se producen cuando excesivas cantidades de calcio corporal son bombeadas de los huesos hacia las células como resultado de un sobreesfuerzo. Cuando el magnesio ha conseguido recuperar su lugar, haciendo retroceder al calcio, lo que conlleva un alto consumo energético, el músculo se relaja de nuevo y el equilibrio natural se restablece.
Pero si las células no tienen suficiente energía (lo que significa que hay muy poco magnesio), entonces las células contendrán calcio corporal procedente de los huesos en lugar de magnesio. Es decir, el calcio toma el lugar del magnesio y ocupa las paredes celulares debido a que no hay suficiente magnesio para producir energía. La falta de energía causada por la deficiencia de magnesio incluso puede verse estimulada por diversas disfunciones, enfermedades o desnutrición. Esto incluye procesos metabólicos alterados, infecciones por cándida, la acumulación de toxinas metabólicas o la acumulación de toxinas debido a una malnutrición indigesta. Un problema especialmente grave son las proteínas degeneradas para las que el cuerpo humano no dispone de enzimas digestivas (p.  ej., la leche, los huevos y la carne calentados con el microondas).

OSTEOPOROSISEl calcio corporal DE LOS HUESOS entra en las células para ocupar los espacios que ha dejado libre el magnesio. Los músculos enrigidecen y la circulación sanguínea y el flujo linfático se alteran. Cuanto mayor es la cantidad de calcio corporal que entra en los tejidos blandos, peor es el problema y los lugares destinados al magnesio son ocupados ahora por el calcio corporal. En los lugares en los que hay una sobreoferta de calcio corporal, no hay magnesio. El calcio corporal también se acumula en las células nerviosas, lo que conduce a alteraciones en la transmisión de los impulsos nerviosos y, por otro lado, genera osteoporosis debido a la falta de calcio en los huesos. Todas las células de los tejidos blandos se ven obstaculizadas en su función debido a la liberación del calcio corporal, ya que este reemplaza cada vez en mayor medida el lugar que debería ocupar el magnesio.
La falta de energía resultante de la deficiencia de magnesio hace que se retire aún más magnesio cediendo su lugar al calcio corporal, que ahora puede establecerse de forma permanente en el tejido blando, dando lugar a los típicos síntomas de la artrosis, la calcificación de las arterias coronarias y muchos más. Debido a la creciente deficiencia de magnesio, tanto en los huesos como en las células, ya no es posible producir suficiente energía para volver a restaurar el equilibrio natural y que puedan volver a llenarse los depósitos de magnesio. Sin embargo, el magnesio es esencial para la activación de numerosas funciones como, p.  ej., para las enzimas. Su falta bloquea la producción de energía en la pared celular y, al mismo tiempo, el exceso de calcio del cuerpo en los tejidos blandos perjudica a las membranas celulares y, cuando la falta de magnesio impide la producción de energía, las células se mueren. (Lea también el siguiente artículo: Walter Last, La conspiración del Borax).

Esta es la causa de la aparición de la calcificación cuando se habla de cálculos renales, artrosisCALCIO y Magnesio o la calcificación de los tejidos. Es el calcio del cuerpo que se dispersa por todo el organismo cuando, debido a una deficiencia de magnesio, ya no es posible producir energía.
Este proceso no es causado por la cal que ingerimos con los alimentos. Se trata, por lo tanto, de dos procesos completamente diferentes. Por un lado está el calcio corporal y por el otro el calcio que ingerimos con los alimentos. Estos dos procesos no son intercambiables en nuestro cuerpo. Debido a la forma de expresarnos y a la falta de información, en las últimas décadas se han mezclado conceptos que no tienen nada que ver el uno con el otro.

 
Sistemas de descalcificación tradicionales

Durante muchos años, los consumidores se han hecho una idea acerca de los sistemas de descalcificación que no se corresponde con la realidad. El núcleo de los sistemas de descalcificación convencionales con intercambiadores de iones es una resina sintética que sustituye los iones de calcio y de magnesio endurecedores del agua por iones de sodio. De este modo se extraen del agua los saludables iones de calcio y de magnesio con carga negativa. Sin embargo, estos iones con carga negativa son capaces de desencadenar funciones en nuestro cuerpo, dado que el calcio y el magnesio solo son parcialmente antagonistas y se necesitan el uno al otro, ya que, de lo contrario, no se puede producir energía.
La falta de estos dos estabilizadores en el equilibrio mineral del agua ya es razón suficiente para evitar su consumo por todos los medios. Estos iones de calcio y magnesio son reemplazados por iones de sodio con carga positiva. Para asegurarse de que estos endurecedores indeseados acaben realmente en el desagüe, la resina sintética se regenera automáticamente cada día con una sal especial. Debido a la falta de estos minerales, el agua se ablanda y pierde importantes patrones de frecuencia que actúan de forma puramente física.
La falta de calcio y magnesio, dos pilares fundamentales para un agua saludable, así como la adición de sodio descalcificador y sales regeneradoras provoca estados caóticos en la estructura del agua. Este caos en el agua nos priva de energías esenciales en lugar de proveernos de ellas. Esa es realmente la tarea del agua en la naturaleza, proveernos de energía. Si, por  ejemplo, nos preparamos un café con agua físicamente muerta, este café es mucho más indigesto que un café preparado con un agua cuyas estructuras siguen ordenadas. Realizando una comparación directa, es posible notar claramente cómo los ácidos de este café afectan a nuestro estómago, mientras que la taza de café preparada con agua normal incluso puede resultar digestiva.

 

[box type=”info”] Los sistemas de descalcificación convencionales tampoco funcionan como sistemas de filtración para los contaminantes contenidos en el agua. Solamente se eliminan los agentes endurecedores: el calcio y el magnesio. Cualquier otra sustancia que el agua pueda contener, permanece en ella y necesita ser filtrada por separado.[/box]

 

Los proveedores de los sistemas de descalcificación a base de intercambio iónico prometen a sus consumidores un mejor disfrute del agua, una reducción de los costes y muchos otros argumentos insostenibles. Pero con frecuencia se les olvida mencionar los mantenimientos regulares necesarios y sumamente costosos. Tampoco advierten de que un sistema de descalcificación no es un sistema de filtración. Y ocultan el hecho de que este tipo de sistemas de descalcificación suponen una carga importante para nuestro medio ambiente y que realmente perjudica a nuestra valiosa agua potable para el consumo humano.

 

¿Debe descalcificarse el agua con cal?

AQUAKALKO Publi banner pqDesde el punto de vista de la salud, no es necesario descalcificar el agua. Pero la situación es
distinta para los electrodomésticos. Aquí sí existen varios argumentos a favor de descalcificar un agua que contiene mucha cal. Entre ellos se encuentran, por  ejemplo, la protección de las resistencias eléctricas de los calentadores de agua, las lavadoras y los lavavajillas, así como prevenir la calcificación de los circuitos cerrados de las calefacciones, donde los depósitos de cal aumentan el consumo energético, las placas solares y especialmente las tuberías de agua, ya que las incrustaciones de cal pueden taponarlas literalmente obstruyendo el flujo del agua.

 

Protección biológica contra la cal

ak48-bl
Sistema de descalcificación AQUA KALKO de Agua Viva EcoTecnologías

La protección biológica contra la cal es una tecnología reconocida hoy en día. Existen diversos procedimientos libres de productos químicos, entre los que también están los imanes. La desventaja de la mayoría de los procedimientos biológicos es que, con frecuencia, solo actúan sobre solo un factor de la calcificación. Sin embargo, las calcificaciones pueden ser muy diferentes. Una proporción de “dureza permanente” muy elevada en los depósitos de cal ya es suficiente para aumentar o reducir la eficacia de ciertos procedimientos. No obstante, no se suelen hacer distinciones entre los depósitos de cal, ya que estas no son necesarias para los sistemas de descalcificación convencionales a base de resina sintética.
Los procesos que funcionan sobre la base de la cristalización de gérmenes cristalinos, cumplen la mayoría de los requisitos de la descalcificación. Los agentes endurecedores se acumulan sobre la superficie de los gérmenes cristalinos convirtiéndose en formaciones de mayor tamaño que son filtrables.

Las formaciones cristalinas, que son buenos para la descalcificación, consisten en granulados cerámicos que refuerzan a los iones negativos en el agua gracias a que disponen de una superficie muy especial. La fuerza de succión también arrastra a los agentes endurecedores de los depósitos ya existentes e incluso es capaz de eliminar los depósitos de cal de tuberías y aparatos, es decir, en aquellos lugares en los que el agua circula continuamente. Esto se consigue poniendo en práctica las investigaciones científicas y la experiencia adquirida en el cultivo de perlas. Los gérmenes cristalinos son los cristales iniciadores del crecimiento de cristales de mayor tamaño.

Cristal de calcio
Cristal de calcio

El aumento del tamaño de las estructuras de cal permite su filtración y los contaminantes contenidos en ellos, que son liberados por el proceso de descalcificación, también son filtrados junto con la cal, ya que el filtro de carbón posterior filtra automáticamente cualquier contaminante liberado. La fuerza de succión hacia los poros de la sustancia de carbono dota a los filtros de carbono de esta capacidad de filtración selectiva natural adicional. Esto se aplica a las toxinas con carga positiva, que no son beneficiosas para nuestra salud. Las biopelículas tampoco tienen ninguna posibilidad gracias a los gérmenes cristalinos, dado que la cal porosa se disuelve y ya no sirve de refugio para las bacterias.

El efecto del granulado cerámico sobre la cal del agua es comparable a los copos de nieve que
se van posando en capas sueltas en comparación con el hielo que se adhiee fuertemente al suelo.

Podrá encontrar más información acerca de este método de descalcificación y filtración natural en Agua Viva – eco tecnologías.

SONY DSC

Este artículo pretende esclarecer cómo una información errónea y unas pocas palabras clave
pueden hacer que durante décadas nos inclinemos a adoptar y aceptar una información que no tiene ninguna lógica como una fuente segura de conocimiento cuando se trata de nuestra salud.

 

Marion Kuprat

 

Traducción: www.claudiafischer.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.