La biopelícula: un inquilino no deseado

12 - abril - 2018 by

La biopelícula: un inquilino no deseado

Aunque esto no suene nada bien, una cosa es segura: ¡Nuestra agua potable está llena de bacterias! De acuerdo con los conocimientos actuales, en un solo vaso de agua se pueden encontrar alrededor de diez millones de bacterias. Eso no tiene que ser necesariamente malo, ya que también existen bacterias buenas y necesarias. En cambio, las biopelículas que se forman en la humedad estancada de las tuberías son una capa viscosa en la que encuentran su hábitat las bacterias no necesarias para la vida. Las biopelículas están formadas por una multitud de bacterias, que dependen en gran medida de la composición, las condiciones de vida y el medio en el que se encuentran. Mientras que muchas de las bacterias, que se pueden encontrar en el agua Biopelicula 3en constante movimiento de los ríos y arroyos en la naturaleza, ayudan a mantener nuestra agua potable limpia, las poblaciones demasiado elevadas en sistemas cerrados de tuberías y el agua estancada e inmóvil de las cañerías y depósitos son un caldo de cultivo de gérmenes dañinos. Y esto sucede a pesar de la cloración del agua del grifo. Esto se debe a que el cloro solo actúa en el agua corriente y en las superficies. Si las biopelículas contienen bacterias nocivas, estas pueden contaminar toda el agua que fluye por las tuberías. Incluso pueden alterar el sabor, el color y el olor del agua de los equipos de ósmosis. Dado que este proceso de filtración suele reducir el valor pH y el agua filtrada ya no contiene suficientes minerales, esta pierde su estabilidad. En estas condiciones, las biopelículas se forman rápidamente en cavidades en las que el agua permanece estancada durante cierto tiempo, especialmente durante el verano.

Las bacterias y los gérmenes normalmente no flotan libremente en el agua de los conductos. Por consiguiente, si se toma una muestra del agua corriente solo será posible detectar una pequeña proporción de las bacterias realmente existentes. En cuanto tienen su propio metabolismo, las bacterias buscan refugio en la superficie interna de conductos de agua incrustados donde forman una capa sólida y viscosa que se denomina biopelícula. El agua clorada no llega hasta la biopelícula. La superficie interior del material de los conductos también determina la composición de la biopelícula. En ocasiones, los gérmenes devoran literalmente los materiales más propicios en busca de un refugio seguro. Esto suele suceder sobre todo en las cavidades de materiales plásticos desconocidos y baratos cuando el pH del agua está en la zona ácida.

Biopelícula 2Las biopelículas consisten en una comunidad simbiótica de microorganismos altamente resistentes como bacterias, hongos o algas y los propios materiales. Pero los porosos depósitos calcáreos también cuentan con cavidades en las que las bacterias pueden multiplicarse de forma idónea. Así, por ejemplo, los productos metabólicos de un organismo son aprovechados por otras especies, de manera que los gérmenes ocupan cada vez más espacio y se vuelven resistentes. En última instancia, las biopelículas son una especie de capa viscosa que puede aparecer en casi cualquier lugar que presente las condiciones de vida adecuadas y donde el agua se estanca durante un tiempo prolongado.

El tipo de biopelícula que se forma en los conductos de agua depende de diversos factores. Entre ellos está la temperatura del agua, el pH, el contenido de cloro, así como los distintos sólidos contenidos en el agua. Las temperaturas ideales para el crecimiento de bacterias y gérmenes se sitúan entre 25  ºC y 35  ºC. Cuanto más tiempo permanece el agua en las tuberías, mejor se propaga la biopelícula.
Aunque el agua del grifo se encuentra dentro de los valores límite en cuanto a contaminantes, eso no significa que está libre de bacterias. Generalmente, solo se realizan pruebas conjuntas de cuatro o cinco de los gérmenes más peligrosos. Los análisis de bacterias individuales solo se realizan cuando los resultados de la prueba general no cumplen con los valores límite. Si el agua contiene mucho cloro, es posible que arrastre las bacterias muertas hasta que sirvan de alimento a otras cepas bacterianas en otro lugar o se queden atrapadas en el filtro instalado.

Para minimizar todo lo posible la formación de biopelículas, es importante utilizar materiales filtrantes apropiados. El carbón activo finamente molido y prensado es un material muy adecuado. En este caso, es importante reemplazar los cartuchos regularmente. Los conductos cuyo interior es de acero galvanizado o los conductos, componentes o mangueras de materiales plásticos no certificados no son materiales adecuados. En cambio, la plata integrada es una ayuda excelente para mantener a las bacterias alejadas, siempre que no se tengan reacciones alérgicas a la plata.
Si se ha formado una biopelícula o no, dónde, en qué proporción y qué tipo de biopelícula se ha formado solo se puede determinar realizando complejos análisis en laboratorios especiales. Por esa razón, en ocasiones resulta más económico reemplazar la parte afectada por la biopelícula.

Las mangueras y los cabezales de ducha, así como la grifería procedente del Lejano Oriente, cuyo interior está fabricado con plásticos baratos y plastificantes, son más susceptibles a las biopelículas. Estos proporcionan un excelente caldo de cultivo para las bacterias. No sucede lo mismo con el polipropileno.

En el pasado, se daba mayor importancia a eliminar del agua potable aquellas sustancias que en algún momento habían demostrado ser perjudiciales para el ser humano como, por  ejemplo, los nitratos o los fosfatos. Sin embargo, el uso de carbón activo resulta demasiado caro para las plantas de tratamiento de aguas residuales. En toda Europa se está utilizando ya el sulfato de aluminio de forma esporádica, y en ocasiones incluso de forma continua, para la floculación de las partículas en suspensión para la limpieza previa. Pero esto a su vez causa otros problemas (texto sobre el aluminio).

Investigaciones más recientes en el campo de la purificación del agua confían en la ayuda de bacteriascultivos bacterianos adecuados, lo que ya está siendo investigado en varias líneas de investigación en diferentes laboratorios. Catherine Paul, micro-bióloga en la Universidad de Lund, Suecia, afirmó durante un congreso en Francia: “Intentamos controlar las condiciones de vida en las tuberías mediante bacterias adecuadas. Hay que analizar dónde se multiplican las bacterias nocivas y cambiar el entorno en consecuencia. Creemos que existen bacterias buenas que ayudan a mantener nuestra agua limpia, tal y como sucede en la naturaleza. Por ejemplo, podemos influir en la función de nuestro sistema digestivo con la ayuda de prebióticos y otros nutrientes. De forma similar, esperamos poder influir en algún momento en la composición de las bacterias presentes en el agua y controlar la calidad del agua estimulando el crecimiento de bacterias buenas”.

La cloración del agua, que a día de hoy sigue siendo el método más común, ya no puede dar más de sí sin poner en peligro a los seres humanos y a los animales. El agua clorada solo es capaz de eliminar la superficie de las biopelículas, mientras que en las capas inferiores las bacterias siguen creciendo alegremente.

Otro problema es que muchas de las especies de bacterias presentes en las biopelículas se han vuelto resistentes a los antibióticos presentes en el agua y a un gran número de otros medicamentos. Indudablemente, esto también favorece la libre proliferación de la Legionella en las biopelículas de las tuberías en los cálidos meses de verano.

Al margen de los medicamentos ingeridos por el ser humano y que posteriormente son excretados a través del inodoro, los animales de engorde son tratados con antibióticos, otros medicamentos y agentes anabólicos siguiendo un estricto calendario durante toda su vida. Esto supone una carga tremenda para los suministros de agua, porque las plantas de tratamiento de aguas residuales no son capaces de filtrar estos residuos. De este modo, el agua cargada con medicamentos es devuelta a los ríos y, unos pocos kilómetros más adelante, esa misma agua se vuelve a recuperar para que las plantas de tratamiento de aguas residuales la purifiquen y la suministren a nuestros hogares como agua potable.

En la ducha, es posible protegerse de las bacterias de la biopelícula dejando correr los primeros litros de agua caliente por las tuberías, cuando ya ha pasado cierto tiempo desde la última ducha. Esto es especialmente importante por las mañanas o al regresar de las vacaciones. Las bacterias se multiplican más fácilmente si el agua permanece estancada durante mucho tiempo. Para que esta medida funcione, el agua corriente debería tener una temperatura de al menos 55  grados y el agua fría no debería exceder los 25  grados. Una buena protección para la cocina es un filtro de bloque de carbón.
Una vez que la biopelícula ha colonizado las tuberías, ya no es posible protegerse de su constante crecimiento. Las incrustaciones porosas en los conductos de agua ofrecen a los gérmenes un refugio seguro en el que poder multiplicarse sin ser molestados. El método AquaKalko ofrece protección contra estas incrustaciones. El granulado cerámico de larga duración y los filtros de bloque de carbón son ideales para limpiar las tuberías y eliminar completamente y de manera ecológica las incrustaciones existentes en circuitos de agua cerrados. Lo único que queda es una capa extremadamente delgada de hidróxido de magnesio que, a su vez, protege contra la corrosión. En principio, las biopelículas en sí mismas no son dañinas. Pero existe el peligro de que se formen gérmenes en las mismas, y así es como se multiplican gérmenes tan peligrosos como la Legionella.

Desde hace 30 años, existen resultados de investigaciones muy interesantes en el campo de la desinfección del agua —que han pasado relativamente inadvertidos para el público— sobre una técnica capaz de resolver de una manera respetuosa con el medio ambiente el problema de los gérmenes y el crecimiento de bacterias, virus y hongos nocivos en el agua y en aguas estancadas, que restaura el equilibrio ecológico e incluso es fácil de aplicar in situ. Sin embargo, existen intereses económicos en contra. Otro argumento que se opone a su aplicación hasta el momento es que estos nuevos métodos probados y efectivos no son proyectos centralizados, a pesar de que son lo suficientemente grandes como para abastecer a pueblos enteros con agua libre de gérmenes. Esta solución es inofensiva y sorprendentemente mucho más exhaustiva que el tratamiento con cloro utilizado actualmente. Aunque los costes de adquisición de este tipo de sistemas no son desdeñables, los costes derivados de su uso diario son tan reducidos que sigue siendo interesante tenerlos en cuenta.

Con esta tendencia hacia sistemas de suministro más pequeños, muchas personas estarían de nuevo en sintonía con el “flujo de la vida”. Esto permitiría reducir el tamaño del aparato administrativo, que está completamente fuera de control. Porque muy pronto el número de personas trabajando en las administraciones será mayor que el grupo de personas que forman parte de la población trabajadora. Y esa es una relación muy poco saludable. En este sentido, existe un cierto paralelismo entre las personas comprensiblemente insatisfechas y el crecimiento incontrolado de bacterias. Una simple observación ilustra este desequilibrio, y me gustaría ofrecerles un ejemplo muy personal:
Yo soy alemana. Mi abuela y mi madre pertenecieron a la generación de las llamadas “mujeres de los escombros“. Así se llamaba a las mujeres en Alemania que, en los primeros años tras la II

Seven of the many thousand so called rubble women (Truemmerfrauen) pose holding their tools for the camera in the totally bombed out Berlin, Germany, December 22, 1948. (AP Photo)

(Truemmerfrauen) Germany, December 22, 1948.

Guerra Mundial, hicieron posible la vida en un país lleno de escombros. Muchos hombres habían muerto en la guerra, seguían en cautiverio o regresaron a casa mucho después. El empeño de estas mujeres, su genialidad, su apoyo mutuo e incluso su alegría en la reconstrucción del país contagiaron a los hombres que regresaban a casa a cuentagotas y que se incorporaban espontáneamente al proceso de reconstrucción. De este modo, en los primeros 20  años que siguieron a la Guerra Mundial, la aportación al bien real de la comunidad humana fue mucho mayor que en los 50  años posteriores. Allí donde la actividad creativa de muchas manos amigas está activa en favor de la vida de una sociedad civilizada, no hay estancamiento. La energía espiritual y creativa de muchas personas está en armonía con lo que es necesario y factible.

Probablemente, la próxima catástrofe sea la resistencia de las bacterias debido al abuso de antibióticos y medicamentos en la medicina veterinaria y humana, y que finalmente acaban en el agua. Por otro lado, las alergias e inmunodeficiencias aumentan cada vez más. Los gérmenes multirresistentes ya son un grave problema para las personas que padecen estas enfermedades.
John F. Kennedy dijo una vez: “La humanidad debe poner fin a la guerra antes de que la guerra ponga fin a la humanidad.” Esto no solo es aplicable a los grandes países que luchan entre sí. También podría aplicarse a la pequeña invasión de gérmenes y bacterias que puede desencadenar epidemias devastadoras si se crean las condiciones adecuadas.
Marion Kuprat
www.marionkuprat.com

Related Posts

Share This

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *