Filtración,  General

Beber agua directamente del grifo de casa

Los dos métodos de filtración más habituales para la obtención de un agua potable generalmente descrita como bien filtrada son los aparatos de ósmosis y los filtros de bloque de carbón de poros finos. Ambos métodos de filtración son muy conocidos y populares. Sin embargo, los resultados de las dos técnicas no pueden ser más diferentes. ¿Cómo es esto posible y por qué? ¿Cuáles son los criterios de calidad para ambos métodos de filtración? Esta es razón suficiente para echar un vistazo más de cerca a los resultados de ambos sistemas. En ambos casos me refiero a dispositivos de alta calidad. Los filtros de bloque de carbón baratos no funcionan y los aparatos de ósmosis baratos son nocivos para nosotros.
El funcionamiento de los filtros de bloque de carbón es bien conocido y, precisamente por eso, con frecuencia se subestima. Por otro lado, también se habla mucho del agua de ósmosis, de su pureza, de sus posibles efectos sobre la salud y de los posibles peligros que conlleva. No obstante, es sorprendente el escaso conocimiento que los consumidores suelen tener respecto a qué es exactamente el agua de ósmosis y qué propiedades y efectos tiene realmente sobre la salud y en el hogar y, por lo general, estos aspectos tampoco suelen cuestionarse. La técnica de ósmosis tiene fama de filtrar el agua particularmente bien. En un sentido más estricto, incluso puede decirse que esto es cierto para los dispositivos de alta calidad. En consecuencia, hay personas que aseguran que el agua de ósmosis es especialmente saludable. Sin embargo, esto no se sostiene desde el punto de vista médico.
Las mediciones realizadas con varillas de medición TDS (sólidos disueltos totales), que ahora pueden TDS Análisis-de-Agua-Medidor-de-PH-Digital-portátil-TDSTester-Monitor-Medidor-de-Calidad-del-Agua-Deladquirirse a bajo precio en todas las tiendas de bricolaje, son consideradas la prueba definitiva de que el agua de los equipos de ósmosis está libre de cualquier sólido conductor, por lo que es filtrada de forma óptima y, por lo tanto, es saludable. Las mediciones de TDS se utilizan de forma engañosa para demostrar de manera creíble su seguridad a los consumidores. (Mis dos artículos al respecto: El truco de la demostración por electrólisis del agua   y Métodos para medir la calidad del agua ). En este contexto, la publicidad de los resultados de una medición de TDS ya ha revelado ser un fraude y este tipo de publicidad ya no está permitida en algunos países de la UE.

 

Las mediciones de TDS indican la masa de todas las sustancias conductoras disueltas en el agua en ppm. Generalmente, los especialistas en ósmosis consideran que un agua que presenta unas pocas ppm es un agua buena, mientras que el agua con un alto contenido de ppm se describe como mala debido a que el agua se decolora antiestéticamente durante la medición de TDS. Pero esta conclusión simplemente no es correcta. La decoloración es el proceso de oxidación visible del material conductor de los propios electrodos, que se propaga inmediatamente a través del agua que contiene la conductividad de los minerales. Lógicamente, esto no sucede en el agua de ósmosis porque ya no hay oxidación debido a la falta de conductividad. Pero precisamente la conductividad necesaria de los minerales es lo que mantiene el agua W06-Laboruntersuchung-der-Chemie-218x218funcional. El agua también puede presentar muchas o pocas fuerzas. Estas se obtienen a través de los minerales y se necesitan, por un lado, para que el agua permanezca estable y, por otro, para desintoxicar nuestro cuerpo. Esto no es posible sin la transmisión de impulsos a través de los minerales. En cambio, los residuos de medicamentos y antibióticos de alta concentración procedentes de la ganadería, las hormonas y muchos plaguicidas no son detectados por las mediciones de TDS, porque se trata de un grupo de sustancias nocivas que no tienen conductividad y, por lo tanto, no pueden ser registradas por el medidor de TDS. Además, la falta de minerales e iones reduce el pH a 5, de modo similar al agua destilada. En consecuencia, actúa como un agua ligeramente ácida, muy blanda y disociada de la naturaleza, por lo que también es muy agresiva. El agua es un dipolo que no me fiosiempre trata de equilibrar las diferentes concentraciones según su propia naturaleza. La naturaleza siempre fortalece primero la propia calidad del agua, para que el agua fortalecida nos fortalezca a nosotros. Incluso un agua ligeramente ácida ya puede hacer que los tubos metálicos o las partes metálicas del sistema de filtrado queden expuestos a la corrosión o que se disuelvan otras sustancias materiales. Por lo tanto, la conductividad solo es un parámetro de muchos.
El corazón de un filtro de ósmosis es su membrana. La finura de filtración de los equipos de ósmosis solo es superable por un proceso de destilación. Pero lo que normalmente solo saben los químicos o especialistas es que el agua de ósmosis también puede contener otras sustancias que no queremos que estén presentes en nuestra agua. Hablaré de eso un poco más adelante.

Debido a la falta de equilibrio antes y después de la membrana de plástico semipermeable y al bajo valor de pH del agua, el riesgo de contaminación del agua de ósmosis es un problema.
Para los especialistas en filtros, la filtración por bloques de carbón activo tiene varios mecanismos de acción, y una conductividad óptima del agua naturalmente también influye en su buena calidad. El profesor francés Dr. Louis Claude Vincent llegó a la conclusión de que el valor óptimo para un agua particularmente pura y que también puede ser utilizada adecuadamente por el cuerpo humano, es de al menos 130  microsiemens de minerales, es decir, a partir de 65  ppm. Si la conductividad se debe a los minerales (y no a los contaminantes), el agua puede ser absorbida fácilmente por el cuerpo. Los minerales naturales disueltos en el agua con frecuencia también se conocen como iones de sal disueltos con carga negativa. Se trata de importantes y valiosos sólidos

disueltos capaces de activar potenciales de energía en el cuerpo humano. La calidad del agua potable es el resultado de los minerales conductores Ca2+, Na+, Mg2+, SO42-, HCO3-,Cl- y NO3-, que el agua nos transmite para la obtención de energía, pero que también necesita para su propia estabilización. En cambio, la medición de TDS considera a los minerales, al igual que todos los demás sólidos, ya sean dañinos o inofensivos, como una masa disuelta en el agua sin ningún valor. Por lo tanto, la medición de TDS no evidencia si los sólidos disueltos son buenos o malos.
A través de las técnicas de ósmosis, los minerales son presionados a alta presión por la membrana de ósmosis de poros especialmente finos, al igual que los contaminantes. Por consiguiente, el factor decisivo no es cuántas sustancias disueltas hay en el agua, sino de qué sustancias se trata. De ahí que para el agua filtrada a través de un filtro de bloque de carbón es mucho más significativo un análisis de laboratorio convencional, dado que la filtración por bloque de carbón es selectiva por naturaleza.

¿Qué hace que los especialistas en bloques de carbón estén tan seguros de que la filtración con carbón activo es la variante de filtración más saludable?

La diferencia decisiva es que los filtros de cargas-electricas1bloque de carbón de alta calidad filtran selectivamente por naturaleza. Pero, ¿cómo se entiende esto? La sustancia natural del carbón activo filtra debido a la diferencia de carga de los iones. Los importantes minerales disueltos en el agua están cargados negativamente y permanecen en el agua porque no pueden ser atraídos por la misma carga. Los contaminantes, en cambio, tienen carga positiva que sí es atraída por el carbón activo de carga negativa.

Este efecto de succión natural puede explicarse mediante el ejemplo de una leve fuerza de atracción magnética:
Un imán de cocina fijado a la nevera es capaz de sujetar unas 2 o 3 hojas, tal vez 4, pero en algún momento la potencia magnética disminuye significativamente. Los poros del carbón activo se comportan de manera similar: en la misma medida en la que aumenta la capa de impurezas atrapada en los poros, también disminuye la fuerza de atracción. Después de unos meses la capacidad de filtración disminuye considerablemente y los contaminantes solo son retenidos por la membrana de poros finos del bloque de carbón activo.
Esta es la razón por la que, después de un cierto período de tiempo, el flujo del filtro en ocasiones incluso puede volver a ser más fuerte, a pesar de que previamente ya había disminuido. El resultado final de una filtración con carbón activo prensado de alta calidad es más equilibrado, más saludable e incluso mucho más limpio. El factor decisivo para ambos métodos es que los cartuchos realmente se reemplacen periódicamente en el plazo de tiempo especificado. Si esto no se hace, en los aparatos de ósmosis aumenta considerablemente el riesgo de contaminación bacteriana, mientras que los filtros de bloque de carbón simplemente ya no filtran minuciosamente.

Es poco conocido que los propios aparatos de ósmosis inversa liberan sustancias en el agua de ósmosis pura acumulada en el depósito.

Este tipo de contaminación sí puede detectarse con un medidor de TDS. Si usted mismo realiza las mediciones de TDS, podrá observar que por la mañana el primer vaso de agua todavía muestra el resultado deseado, es decir, 0. Pero en realidad se trata del agua del día anterior que aún se encontraba en el tubo de salida. Si sigue midiendo, puede notar cómo en el segundo, tercer o cuarto vaso el valor obtenido por la medición de TDS aumenta de manera inexplicable, y si continúa con las mediciones el valor se reduce de nuevo hasta regresar al resultado de medición acostumbrado. Esto es especialmente cierto para dispositivos con depósito intermedio y para dispositivos sin postfiltración con carbón activo de alta calidad. Pero, ¿cuál es esa sustancia desconocida que ingerimos con el agua filtrada?
Existen varias razones para ello:

1. La mayoría de las membranas de ósmosis se conservan con disulfito de sodio. La conservación de

El Bisulfato de Sodio está contenido en muchos de los productos que consumimos a diario
El Bisulfato de Sodio está contenido en muchos de los productos que consumimos a diare

las membranas es habitual e incluso necesaria en las membranas que se almacenan húmedas, ya que la contaminación bacteriana es el punto débil de los equipos de ósmosis. El disulfito de sodio es un conservante (E223), que también se utiliza con frecuencia en los alimentos. Dado que el pH del agua filtrada de un equipo de ósmosis baja considerablemente, la contaminación bacteriana es un problema típico de estos equipos. Algunos podrían considerar que estos aditivos utilizados en la tecnología de ósmosis son inofensivos, dado que también se utilizan en la industria alimentaria.

 
2. La importancia de la técnica de ósmosis es que me permite volver a convertir un agua llena de impurezas en un agua realmente pura. Pero, ¿qué hago con esa agua ultrapura? ¡Esta agua ultrapura ya no es potable! El agua de ósmosis se comporta de una forma fundamentalmente diferente al agua normal. Cuando el agua ya no contiene nada, desarrolla las propiedades de una esponja seca. Imagínese una esponja seca. Esta absorberá todo lo que pueda. Lo mismo sucede con el agua de ósmosis, ya que la falta de minerales naturales le ha privado de su medio vital, el carácter dipolar. Si no queda nada en el agua, esta “agua vacía” absorberá todo aquello que le permita completarse.

No importa si se trata de la capa de conservación del depósito o de la membrana, los incrementadores de pH que se encuentran en los postfiltros o las sustancias adhesivas o plásticas de los componentes del aparato o de la membrana. Dado que el agua es ácida y no está en grafica-pH-e1518443646113equilibrio, lo atrae todo. Esta es la razón por la que el agua de ósmosis es mucho más agresiva que el agua normal. Por eso, el agua de ósmosis, por supuesto, también es un buen disolvente, aunque no para todas las cosas por igual.
Por consiguiente, la medida para la pureza del agua desmineralizada es su conductividad. Cuanto más baja es, más pura es el agua desde el punto de vista químico.

 
3. Las membranas de ósmosis inversa también se comportan de forma diferente durante la pausa del filtro, es decir, cuando no fluye agua, comparado con lo que conocemos de los filtros de bloque de carbón que funcionan sin presión. En el lado del agua filtrada, parte del agua residual pasa a través de la membrana al agua ultrapura debido a la repentina caída de presión y el desequilibrio de las dos aguas, que no están completamente separadas. A pesar de que la cantidad es muy pequeña, durante períodos de inactividad prolongados, puede producirse rápidamente una contaminación bacterias-podrian-ayudar-a-limpiar-contaminacion-por-antibioticos-696x465bacteriana de la membrana en el lado del agua ultrapura, ya que el agua ultrapura está “vacía” y suele ser ácida. Debido a su carácter de dipolo, el agua busca el intercambio iónico sin importar de dónde proceda, del mismo modo que un hombre que se está ahogando intenta desesperadamente respirar aire. Al cabo de tan solo unas pocas semanas, esto también resulta en un incremento de los sólidos en el agua estancada del depósito. Esto es especialmente cierto si la membrana y los cartuchos no se reemplazan según las especificaciones.

 
4. El agua pura de ósmosis debería beberse siempre inmediatamente. Tiene una capacidad tampón muy débil. Eso significa que rápidamente adquiere un sabor a rancio. El por-que-sabe-mal-el-agua-en-casadióxido de carbono del aire hace que se forme ácido carbónico en cantidades imperceptibles, lo que acidifica el agua aún más. El agua de ósmosis enseguida absorbe todo lo que puede obtener, ya que está artificialmente “vacía”. Incluso las cantidades de aditivos más pequeñas dejan rastros claros. El agua de ósmosis extrae de nuestro cuerpo las sustancias que le faltan y que necesita para su energía antes de ocuparse de la eliminación de sustancias nocivas.

 
No todo el carbón activo es igual

Por otro lado, existen más filtros de bloque de carbón activo en los que hasta un tercio de la masa está enriquecida con adhesivos y otros materiales de relleno que filtros de bloques de carbón activo puro. El legislador permite que los bloques de carbón activo hechos de cáscara de coco contengan hasta un tercio de aditivos. Hay muy pocas empresas que ofrecen carbón activo puro al 100  % a base de cáscara de coco carbonizada sin aditivos. Los postfiltros de los equipos de ósmosis también se ven afectados por la diferente calidad del carbón activo. Pero cuando se facilita información clara, esta deberá cumplirse fielmente. Por lo tanto, los filtros de bloque de carbón también tienen el problema de las grandes diferencias cualitativas.

s-l300El que puedan entrar en el agua residuos de los adhesivos o que los cartuchos hayan sido soldados por ultrasonidos ya supone una gran diferencia. Por esa razón, la empresa ACALA encarga la fabricación de los cartuchos exclusivamente a un especialista de esta tecnología en Alemania y la empresa Carbonit® cuenta con su propia patente sobre un proceso de fabricación especial sinterizado para sus filtros de bloque de carbón activo a base de cáscara de coco.

La técnica de ósmosis permite que incluso las peores aguas salobres se conviertan de nuevo en un agua clara y limpia. No cabe duda de que se trata de un logro técnico que debe ser reconocido. Pero esta agua no es saludable si no recibe un tratamiento posterior.
Si, por ejemplo, se extrae el cloro (o cualquier otra sustancia) del agua, las polaridades restantes también deberán reordenarse. Esto es una ley natural. El agua se completa por sí misma con EM-X 5 Cartucho Carbonit®minerales naturales que se adaptan a su naturaleza. Los componentes naturales del agua siempre se mantienen en equilibrio o al menos se esfuerzan por encontrar dicho equilibrio. Por eso, es útil añadir un cartucho adicional al filtro de agua para que el agua pueda fluir a través de minerales naturales como la cerámica EM, el calcio coralino o la zeolita. Esta es la razón por la que la mayoría de los aparatos de ósmosis ya disponen de postfiltros adicionales de carbón activo, los cuales, por supuesto, de nuevo cuentan con grandes diferencias de calidad y no son suficientes para la mineralización. Incluso existe una diferencia de sabor claramente perceptible cuando el remolineado posterior se realiza en agua enriquecida con minerales.
De hecho, las calcificaciones masivas se dan principalmente en aquellos lugares en los que el agua ha sido alterada, ya sea por calentamiento o por desplazamientos de iones o incluso si su composición ha sido alterada por productos químicos. El balance carbonato-ácido carbónico se colapsa, por ejemplo, por calentamiento. Cuando el inestable dióxido de carbono se modifica por calentamiento, este se volatiliza, por lo que ahora al calcio le faltará su polo opuesto natural que deberá buscar en su entorno inmediato. Si, por ejemplo, en las centrales de abastecimiento de agua se modifica una gran cantidad de cal disuelta debido a la presencia de algún producto químico de limpieza en el agua, lógicamente también se modifica el equilibrio de la calidad general del agua de una forma desconocida para nosotros y también para la naturaleza.
En la composición y fabricación de los filtros de bloque de carbón activo existen enormes diferencias en cuanto al rendimiento de los filtros debido a la diferencia de retención de contaminantes y la resistencia a los gérmenes.

Aunque los filtros de bloque de carbón activo con frecuencia se comparan con filtros de sobremesa, de jarra o de granulado de carbón activo, en realidad presentan diferencias fundamentales con estos sistemas de filtración. Los filtros de jarra de sobremesa, además del granulado intercambiador de iones, también se basan en carbón activo, pero en este caso se trata de gránulos sueltos. La diferencia fundamental es la alta presión a la que se ceden los minerales. Si el agua de los filtros de jarra no ha sido prefiltrada, este método es muy inferior a los filtros de bloque de carbón activo. De hecho, los fabricantes de los filtros de jarra de sobremesa solamente pueden argumentar que el granulado de carbón activo mejora el sabor del agua y reduce el contenido de cloro. Por lo tanto, la publicidad de los fabricantes no se contradice. De este modo es posible combinar un mejor sabor y la eliminación de algunas sustancias nocivas a un bajo coste.

Tanto los filtros de ósmosis inversa de alta calidad como también los buenos filtros de bloque de carbón activo proporcionan un agua excelentemente filtrada cuando han sido tratados adecuadamente. Allí donde los filtros de carbón activo necesitan más caudal y deben filtrar los nitratos por medio de un cartucho adicional, el agua de ósmosis debe enriquecerse con minerales y recibir un tratamiento de energización.
Incluso los mejores sistemas de filtros finos, ya sean de ósmosis o de carbón activo, corren el riesgo de contaminarse si los cartuchos no se reemplazan con total regularidad. La vida útil de ambos sistemas se resiente considerablemente si no existe además un filtro doméstico que prefiltre el agua.
Y, finalmente, un buen sistema de filtración de carbón activo de menos de 1.000  euros suele ser significativamente más económico que un buen filtro de ósmosis inversa.

Marion Kuprat
Agua Viva – eco tecnologías
www.marionkuprat.com 606 734720

Subscríbete a Nuestra Lista
Obtenga información sobre el agua.

Subscríbete hoy para obtener información de gran calidad sobre el agua, sus propiedades y como obtener un agua saludable para el consumo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.